Cláusulas abusivas que se pueden ocultar en tu contrato hipotecario

Si estás considerando contratar una hipoteca, es importante que tengas en cuenta que tu contrato podría incluir cláusulas abusivas. Estas son disposiciones que limitan tus derechos como consumidor y benefician a la entidad bancaria. A continuación, te explicaremos qué son las cláusulas abusivas en las hipotecas y cómo identificarlas en tu contrato.

Claúsulas abusivas que puedes encontrar en tu hipoteca

¿Qué son las cláusulas abusivas?

Las cláusulas abusivas son aquellas que, a pesar de estar incluidas en un contrato, son contrarias a la buena fe y al equilibrio entre las partes. Su presencia en un contrato hipotecario puede ser perjudicial para el consumidor, ya que limitan sus derechos y benefician a la entidad bancaria.

Cuando un tribunal decreta la nulidad de una cláusula abusiva, se considera que esa cláusula no forma parte del contrato y se restituye la situación como si nunca hubiera existido.

Un ejemplo concreto que ilustra esta situación es el caso de las cláusulas suelo en los préstamos hipotecarios. Tanto la justicia europea como el Tribunal Supremo han declarado que estas cláusulas son abusivas y, por tanto, nulas. Si un consumidor ha sido víctima de una cláusula suelo en su hipoteca, tiene derecho a que el banco le devuelva todo lo que le ha estado cobrando de más en virtud de dicha cláusula.

¿Cómo identificar cláusulas abusivas en tu contrato hipotecario?

Identificar las cláusulas abusivas en tu contrato hipotecario puede ser una tarea complicada. Sin embargo, existen algunas pistas que te pueden ayudar a detectarlas:

  • Contratos extensos: los contratos hipotecarios suelen ser largos y difíciles de entender. Si tienes dificultades para comprender alguna parte del contrato, es posible que se trate de una cláusula abusiva.
  • Letra pequeña: las cláusulas abusivas suelen estar escritas en letra pequeña y en un lenguaje técnico que dificulta su comprensión.
  • Falta de negociación: estas disposiciones no se negocian individualmente, sino que se imponen de forma unilateral por la entidad bancaria.
  • Desequilibrio entre las partes: los términos en los que se redactan suelen favorecer a la entidad bancaria en detrimento del consumidor.
  • Limitación de derechos: las cláusulas abusivas limitan los derechos del consumidor y benefician a la entidad bancaria.

Ejemplos de cláusulas abusivas en contratos hipotecarios

A continuación, te presentamos algunos ejemplos de cláusulas abusivas habituales en las hipotecas antes de la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria:

  • Cláusula suelo: establece un tipo de interés mínimo que se aplicará a la hipoteca, aunque los tipos de interés bajen. De esta forma, el consumidor no se beneficia de las bajadas de los tipos de interés, mientras que la entidad bancaria sí.
  • Cláusula de vencimiento anticipado: permite a la entidad bancaria dar por vencido el contrato y exigir el pago total de la hipoteca en caso de impago de una sola cuota. Esta cláusula supone un gran perjuicio para el consumidor, ya que puede perder su vivienda por el impago de una sola cuota.
  • Gastos hipotecarios: esta cláusula establece que los gastos de la hipoteca corren a cargo del consumidor, incluyendo los gastos de formalización y los gastos de gestión de la hipoteca. Esta cláusula es abusiva, ya que impone al consumidor unos gastos que deberían ser compartidos entre las partes como ha establecido el Tribunal Supremo y la jurisprudencia en los últimos años.
  • Cláusula de comisión de apertura: esta disposición establece una comisión que se cobra al consumidor al inicio de la hipoteca, como un gasto de gestión. Esta comisión es abusiva si no tiene una justificación real y no beneficia al consumidor.
  • Cláusula de interés de demora: el contrato hipotecario incluye un interés de demora que se aplica en caso de impago de una cuota de la hipoteca. Este interés suele ser muy elevado y perjudica al consumidor.

¿Qué hacer si encuentras cláusulas abusivas en tu contrato hipotecario?

Si has identificado cláusulas abusivas en tu contrato hipotecario, lo primero que debes hacer es contactar con un abogado especialista en reclamaciones bancarias. Reclama con Éxito tenemos más de 7 años de experiencia defendiendo tus derechos como consumidor.

En general, existen dos opciones principales:

  1. Reclamar la nulidad de la cláusula abusiva: si se considera que una cláusula es abusiva, se puede reclamar su nulidad. Esto implica que la cláusula dejará de tener efecto y se devolverán las cantidades que se hayan pagado en virtud de la misma.
  2. Reclamar la indemnización por daños y perjuicios: en algunos casos, se puede reclamar una indemnización por los daños y perjuicios causados por una cláusula abusiva. Esto implica que se puede reclamar una compensación económica por los perjuicios sufridos.

En cualquier caso, es importante que cuentes con el asesoramiento de un abogado especialista en derecho bancario para defender tus derechos como consumidor. 

Te animamos a solicitar una consulta gratuita con nuestro equipo jurídico. Analizaremos el contrato de tu hipoteca y te indicaremos qué puedes reclamar y cuánto puedes recuperar. Todo ello gratis, sin coste alguno. Si decides que te defendamos ante tu entidad no tendrás que pagar nada hasta que recuperes tu dinero. 

Sin anticipar dinero alguno y sin riesgo. Solo cobramos si ganas. 100% casos de éxito

CONSULTA GRATIS TU CASO
Whatsapp de Reclama con Éxito

Reclama con Éxito Abogados - Recupera gastos hipoteca, Cártel de coches y Tarjetas revolving en Valladolid

Plaza España, 14, entreplanta
47001 Valladolid

Abogados reclamaciones en Valladolid

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para habilitar las funcionalidades técnicas de uso de la web, realizar estadísticas y análisis del tráfico de navegación recibido, personalizar las preferencias del usuario y otras para ofrecer anuncios y publicidad. También permitimos el uso de funcionalidades para interactuar con redes sociales. Leer política de cookies

Rechazar todas Configurar Aceptar